Home

 

dec-upperbanner-1.jpg

450x7divider2.gif

LIPO ESCULTURA:
 
La liposucción fue desarrollada inicialmente en 1978-1982 en Italia y Francia, e introducida en los Estados Unidos en 1982. En ese momento solo podía realizarse bajo anestesia general y estaba asociada con mucha pérdida de sangre, tanto que los pacientes con frecuencia requerían de hospitalización y transfusiones de sangre. El Dr. Jeffrey A. Klein MD. cirujano dermatólogo de California, revoluciono la liposucción desarrollando la técnica tumescente, que permite se realice con anestesia local y reduce virtualmente la pérdida de sangre.

El Dr. Klein presento por primera vez la técnica tumescente en una reunión médica en Filadelfia en 1986. La primera publicación que describe esta técnica se publico en el American Journal of Cosmetic Surgery en 1987. Gracias a esta técnica el procedimiento de liposucción es más seguro, menos doloroso, reduce el tiempo de recuperación y da mejores resultados cosméticos. En la mayoría de los pacientes la pérdida de sangre es de aproximadamente 15 a 30 ml (una a dos cucharaditas), que es el mismo volumen de sangre que se toma en las pruebas de rutina de laboratorios pre-operatorios.

La silueta corporal realizada por esta técnica es literalmente un sueño hecho realidad. Las acumulaciones localizadas de grasa que a menudo son hereditarias y que resultan imposibles de eliminar por ejercicio y/o dieta, ahora pueden ser removidas en forma permanente con esta técnica y nunca regresar. La grasa corporal de un adulto tiende a aumentar gradualmente a lo largo de los años. Después de la edad de 30 años un individuo tiende a acumular grasa según un patrón predeterminado genéticamente. Esta distribución de la grasa es a menudo resistente a eliminarse mediante ejercicio y dieta. Un ejemplo es la grasa que aparece en el abdomen y las caderas de una mujer después del embarazo. Para muchas personas que han heredado esta acumulación excesiva de grasa, la liposucción es el único medio por el cual se le puede eliminar, cambiando así su silueta corporal. Las áreas más frecuentemente tratadas en las mujeres son el abdomen, caderas, muslos, rodillas, pantorrillas, tobillos y debajo de la barbilla. En los hombres las zonas más comúnmente tratadas son los “love handles”, el abdomen, el pecho y el área de la barbilla.

Al no usar puntos de sutura en los sitios de incisión hay una aceleración en el proceso de curación. Al permanecer estos abiertos se produce un mayor drenaje de la solución anestésica que reduce en forma dramática la producción de hematomas y hay menos inflamación, por lo tanto el dolor post-operatorio también disminuye y los pacientes pueden regresar a sus actividades físicas y laborales muy pronto después del procedimiento. No existe una limitación para la actividad física más que el sentido común. Algunos pacientes son capaces de volver a correr, jugar golf, hacer ejercicios, aeróbicos, dentro de uno o dos días después del procedimiento.

15x650divider2.jpg
procedimientos-slice3.jpg
procedimientos-slice3.jpg
procedimientos-slice3.jpg

La técnica tumescente (anestesia local) consiste en la infiltración de grandes volúmenes de líquido (solución salina), Lidocaína (anestesia local) y Epinefrina (para reducir el tamaño de los capilares sanguíneos) en la grasa subcutánea, hasta convertir dichas áreas en tumescente (hinchadas y firmes). Esta técnica produce una anestesia local profunda y duradera de la grasa subcutánea y de la piel. La epinefrina (adrenalina) produce una vasoconstricción localizada que prácticamente disminuye el sangrado durante el procedimiento y permite que se absorba lentamente la lidocaína produciendo así una anestesia prolongada hasta por 18 horas después del procedimiento.

Esta técnica elimina los mayores riesgos y peligros asociados a la anestesia general realizada antiguamente para la liposucción. Los pacientes no necesitan sedantes intravenosos y/o analgésicos.